Acerca De Raúl Manuel

Antes de mis 15 años ya había emigrado a más de dos países donde empecé como muchos, desde cero. No familia, no contactos, no mentores. Me deje llevar por la sociedad y entré en el viaje sin fin del 8 a 5 donde ganan todos menos tú.

Mientras trabajaba emprendí múltiples negocios hasta que logré dedicarme 100% a los negocios online y ser financieramente libre. Hoy me dedico a educar y ayudar a emprendedores para que sean 100 veces mejores que yo.

Quiero que sepas quien realmente soy. Cada vez que veo la página de “sobre mi” en un blog en Internet, noto que habla de lo grande que es la persona y lo que han logrado en los negocios. Mis amigos y familia me han visto en tiempos donde me ha ido muy bien pero también me han visto en momentos muy poco recomendables. Esta es mi historia, y espero que te dé una idea de quien realmente soy.

¿Quién es Raúl Manuel?

Hola, mi nombre es Raúl Manuel, soy especialista en emprendimiento digital y negocios por internet. Ayudo e inspiro a emprendedores de todas partes del mundo a lograr éxito en sus proyectos, metas y aventuras de negocios. Pero no siempre fue así…

Un poco de mí historia…

Nací en la ciudad de La Habana, Cuba y viví en la isla hasta 1999 cuando gracias a mi madre, cual estudiaba una maestría de biología en la UNAM, emigré a México. Al llegar al DF sufrí un gran impacto. No fue sencillo en plena adolescencia, pues me fui de Cuba a los 13 años, abandonar mi familia, mis amigos, todo lo que conoces y empezar de nuevo desde cero. ¿Fácil? Para nada. Cualquier persona que emigra te podrá contar lo abrumante de esta experiencia, sin embargo uno busca siempre lo positivo.


Pensé que en México viviría mi vida entera. Empecé en la escuela, hice buenos amigos, ya me está adaptando de nuevo. Me acuerdo un día en la segundaria, en el matutino, todos los estudiantes tocaban el himno nacional con flauta y todos sabían hacerlo y yo en mi vida había visto una flauta. Todos me miraban como un extraterrestre. Son experiencias que jamás se te olvidan. Luego de par de meses me di cuenta que no me gustaba la flauta y simplemente apliqué una técnica que me había funcionado ya, dice algo así: Si no puedes convencerlos, confúndelos. Yo no tocaba la flauta pero me hacia el que estaba tocando y así pase inapercibido por un largo tiempo.

Luego de un año y medio me empezó a dar vueltas la idea de ir a los Estados Unidos. Ya había emigrado una vez, ya no le tenía miedo a la experiencia. De la idea a la implementación fueron 3 meses. Mi idea era ir a Estados Unidos para estudiar en una mejor universidad. Me costó trabajo persuadir a mis padres de hacer esto pero ellos ya lo habían hecho una vez, sabían podían hacerlo de nuevo. Cruzamos la frontera y llegamos a Estados Unidos en el 2000. Esto se dice más fácil de lo que parece. Estuvimos presos 9 días sin saber de mis padres, fue una experiencia poco recomendable.

Al décimo el día se nos permitió seguir nuestro camino y luego de 36 horas en autobús llegamos a Miami, Florida. Aquí empezamos de nuevo, misma rutina: escuela, amigos, adaptación. Solo con una nueva diferencia, en este país se hablaba otro idioma. Aquí el lema de si no puedes convencerlos, confúndelos no aplicaría. Y así me propuse estudiar y aprender lo más que pudiera la cultura y el idioma. Llego un momento en la escuela cuando nos preguntaron que queríamos estudiar. No estaba seguro que quería hacer solo sabía que no quería seguir pasando trabajo y quería ayudar a mi familia.

Pasaron los años y cambie de carrera más de 5 veces. Empezaba a estudiar una carrera y luego me llamaba más la atención otra. En ese momento pensé que tenía algún problema. Hoy en día me doy cuenta que esto era normal, nada de lo que estaba disponible iba a satisfacer mi alma de emprendedor, ajena a mí en ese momento. Yo no sabía del mundo de los emprendimientos hasta un día…

Ese día fue cuando visitando una tienda de Walt-Mart compré un pequeño libro que hablaba sobre el poder de tus sueños. Me di cuenta que la mayoría de personas que hacían sus sueños realidad eras los que luchaban por ellos. Mis sueños de libertad financiera y de tiempo jamás se iban a cumplir siendo otro eslabón en esta maquinaria social.(Me apasiona tanto este tema que hasta escribí un libro sobre el mismo. Haz clic aquí para verlo) Y así empecé  con mi primer emprendimiento. No sabía bien lo que estaba haciendo pero tomando acción imperfecta empecé a poner anuncios por todas las esquinas de mi vecindario que decían que les arreglaba su computadora por una pequeña suma de dinero. Nunca registré esta compañía pero la llame Computer’s Doctor (El Doctor de las Computadoras).

Resulta que mientras estaba en México mi padre, cual es electrónico, le gustaba siempre estar trabajando con computadoras y sin querer queriendo fui aprendiendo una cosa o dos sobre el tema. Hoy en día entiendo el concepto de experto: persona que sabe solo un poco más que la persona promedio de un tema específico. Al mismo tiempo trabaje en varios empleos que fueron desde de McDonalds(donde comí muchas papitas gratis) , en la construcción, hasta tiendas de ropa.

Desde este primer emprendimiento seguí intentando otras cosas más, cada año tenía una idea nueva a implementar. Al mismo tiempo seguía cambando de carrera. Seis meses estudie administración de empresas y luego 4 meses de contabilidad. Así fue hasta que un día un amigo me comento que estaba haciendo mucho dinero con una profesión que se llamaba LPN. Era un tipo de enfermero que puede hacer casi todo lo mismo que un enfermero regular menos transfundir sangre y otras cosas así.

Ya en ese momento yo estaba claro que ninguna de las carreras que había intentado o escuchado existían me llamaban la atención. Decidí estudiar LPN con el propósito de hacer dinero y con este seguir intentando ideas de negocios. Ha mediado de la carrera, el gobierno pasa una nueva ley y de pronto esta carrera pasa de ser lucrativa a casi no pagar nada. La mayoría de los estudiantes de mi clase la abandonan, yo no. No se te decir si fue que estaba en shock o simplemente quería terminar una carrera por primera vez en mi vida. Veinticuatro meses después de empezar a estudiar me gradué de LPN y empecé a trabajar en un hospital.

En este hospital, nada más y nada menos en la sala de emergencias y de madrugadas fueron mis primeros turnos. Ahí pude hacer muy bueno amigos (como Henry, a la derecha de mi foto) y entre ellos varios con alma de emprendedor. Fue una madrugada cuando un amigo mio me enseño el libro Padre Rico, Padre Pobre y esto empezó a expandir mi apetito por la literatura de negocios, y desarrollo personal.

Luego de un año en el hospital decidí estudiar la licenciatura de enfermería y 26 meses después me gradué de RN (enfermero registrado). Ya en ese momento había emprendido varios negocios. Todos los ejecutaba mientras estudiaba y trabajaba a tiempo completo, a veces hasta en dos trabajos a la vez.

Permíteme compartir contigo algunos de los emprendimientos:

Car wash, tienda de celulares y computadoras, clínica de investigación, dropshipping, Internet marketing, tiendas online, entre otros…

Con el tiempo me di cuenta que tenía que enfocarme en algo y así fue como me enfoque 100% en mi emprendimiento de tecnología Wireless Tablets donde importábamos aparatos electrónicos desde China y los vendíamos aquí en Miami. Este emprendimiento fue evolucionando al punto que yo solo no podía y empecé a trabajarlo con mi padre (actualmente somos más de 11 empleados)

Esta compañía se llama hoy en día iTech Unlimited y es una plataforma de liberación o desbloqueo de celulares online. Aquí puedes ver más https://www.itechunlimited.com/ . La misma es líder en su industria y hace poco llego a la orden número un millón. Una gran emoción este logro.

Pero no todo fue color de rosas. Un día jugando billar le propuse a un amigo montar una clínica. Cuando estaba emprendiendo en la clínica de investigación, donde probábamos medicinas antes que pudieran salir al mercado, como en el mes número 7 se nos va un doctor.

Mi socio de negocio se asusta y de un día a otro desapareció. Hasta el momento no sé nada de él. Como buen guerrero yo y mi esposa decidimos seguir intentando llevar el negocio nosotros dos, pero desafortunadamente no teníamos pasión por el negocio. Esto poco a poco lo fue matando. Al final pudimos venderlo pero perdimos mucho dinero en la experiencia. Mientras tanto seguí trabajando y emprendiendo en mí tienda. Pero…

Llego el momento que parecía un zombi en el hospital. Estaba presente en cuerpo pero no en mente. Mi cabeza estaba a más de 8000 revoluciones pensando en crecer mis emprendimientos y empecé a asustarme.

¿Por qué? Bueno, pues porque en una sala de emergencia (se me olvido decirte que era mayormente de psiquiatría, lo cual la hacía aún más peligrosa) hay muchas responsabilidades. Los errores pasaban a diario con personas prestando total atención a su trabajo. El día llego que me pregunté frente al espejo del baño de la cafetería del hospital ¿Qué haces aquí? Dos semanas después presente mi carta de renuncia. Desde ese día no he trabajado para nadie más y no tengo planes de hacerlo. No hay nada malo con ser empleado, solo que tiene que gustarte lo suficiente como para no soñar con algo más todo el día.

A medida que iba aprendiendo cosas sobre emprendimiento, negocios y desarrollo personal me di cuenta que mis temas de conversación cambiaban. Un 70% de mis conversaciones, y más de 80% del contenido que consumía yo: libros, videos, audios era sobre estos temas. Así que decidí hacer un video compartiendo mis aprendizajes. Este video lo subí a la plataforma de YouTube pero no estaba claro él porque estaba haciendo esto. Inconscientemente quería compartir y educar a personas que podían sentir las  mismas ganas que yo tenía de crecimiento y superación en sus vidas.

Pasaron los meses y en marzo del 2015 decidí crearme una página web.  Era para mí una manera de compartir y organizar la información aprendida en temas de emprendimiento, negocios y desarrollo personal. Esta idea es lo que hoy es Éxito X Minuto https://exitoxminuto.com/

¿Qué es Éxito X Minuto?

Éxito X Minuto nace al ver la necesidad de traer contenido fresco y relevante a los emprendedores y personas que buscan tener éxito a todos los niveles. Al tener la suerte de poder aprender y obtener contenido de primera mano por mentores y coaches líderes en la industria no quería que esta información fuera solo para personas en Estados Unidos y en inglés.

Decidí que era hora que alguien haga algo positivo por ayudar a tantos hispanos en el mundo en que vivimos. Ya basta de propaganda que solo te quita dinero y te deja más infeliz que lo que estabas. Tu eres el amo y señor de tu vida, debes tomar las riendas de la misma, y si no te acordabas en Éxito X Minuto nos encargaremos de recodarte a diario.

Ayudamos a emprendedores de varias maneras. Tenemos cursos en línea que ayudan con temas específicos. Los llamo Cursos X (aquí puedes verlo todos http://cursosx.com/ ). También compartimos información de valor en el blog, canal de YouTube, y otras redes sociales más. Si no me sigues en Instagram, Twitter y demás redes sociales haz clic aquí y podrás estar al pendiente de todo el contenido que compartimos con motivo de aportarle valor a tu día a día.

Mientras tenga oxígeno corriendo por mis pulmones tengo una misión: Dar luz (información) en temas de emprendimiento, hacer dinero online y desarrollo personal. Sé que con tu ayuda (compartiendo esta  información) podré llegar a más personas y cambiar la vida de otros, una persona a la vez.

Recuerda:

Invierte en ti, en tu Éxito X Minuto.

* Gracias por tomarte el tiempo para leer mi historia. Si tienes interés en mis  servicios, cursos, coaching, u otra cosa, entonces no dudes en hacer clic aquí y envíarme un mensaje.

 

Luis Montes
Facebook

Amigo saludos desde mexico, tengo 19 años y tu manera de pensar me motiva